Mi facebook

 

http://www.facebook.com/update_security_info.php?wizard=1#!/javier.v.antoranz

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Asociación Los Argonautas

 

Es una asociación  solidaria que emplea la literatura para mejorar la vida de la gente en lugares como hospitales, residencias de ancianos, misiones religiosas o donde nos habrán las puertas con ese fin. Realizamos recitales. Para saber más de nosotros visita:

http://proyectolosargonautas.blogspot.com/

Publicado en noticias | Deja un comentario

Recomienzo

 

Recomienzo

 

Después de un tiempo sin escribir me apetecía volver. Escribo en este nuevo blog porque surgió un problema con mi antigua web durante unas tareas de mantenimiento y hasta que no se aclare, hace dos semanas de aquello, no podré recuperar mi web. He intentado ponerme en contacto con Microsoft pero hasta que sea posible seguiré provisionalmente con esta nueva web.

Lo primero de todo querría aclarar alguna cosa respecto a cosas que vi en mi antiguo espacio. Esta web no está para hacer publicidad comercial; quien va a véndeme algo y no conozco de nada no es mi amigo; es completamente inapropiado tal apelativo.

También respecto a “agregar como amigo” en Windows live. Procuro no agregar a desconocidos que no me dicen quienes son y me agregan sin más. Mensajes de interés en conocerme para una relación no me gusta que estén escritos como si me conociera esa persona cuando ha visto algo sobre mi perfil y podría ser su tipo de chico. Ahora mismo no busco pareja pero quien me haga cambiar de opinión será una chica a quien conozca de verdad y que, además de ser atractiva, me interese como pareja y esté muy bien junto a ella como persona. Estoy cansado de formulismos, “con amor” y ese tipo de cosas, para indicar que se está interesado en una relación de pareja cuando en realidad no sientes todavía atracción hacia la otra persona.

Y ahora quiero pensar en este verano. Este verano ha sido muy ajetreado. He visto a muchos amigos venir e irse; ha sido un verano muy de ser testigo del viaje de mis amistades mientras yo permanecía en Madrid ocupado. Aún así, ha sido un verano con días memorables. Mucho mejor que el anterior.

He podido quedar varias veces con mis mejores amigos. He ido al SPA, una de las mejores experiencias de relax de mi vida, he jugado de nuevo a los bolos, he ido a ver cine antiguo en versión original, he conocido El Pardo, conciertos y más.

He escrito unas cuantas cosas como todos los años y he pasado muy buenos ratos en el pueblo y colaborado en maquetar la revista Mephisto y he participado en ensayos para recitales solidarios. La verdad es que estoy satisfecho de este verano que acabará dentro de dos semanas. Sí me he dado cuenta que, pese a los problemas que suceden en la vida y todos los cambios que en estos meses han sucedido, al final el tiempo pasado con los amigos, con la familia y haciendo lo que nos gusta es lo que queda en el recuerdo.

Publicado en presentacion personal, Sin categoría | 1 Comentario

Los videojuegos de mi vida III

 

Los videojuegos de mi vida III

 

Todo ello en el ordenador porque, pasados los años en que jugábamos a la master sistem, me olvidé de las videoconsolas que continuaban con la Nintendo 64 y la play Station (Mucho han cambiado), además de la Game Boy, mientras juegos como Mario Bross triunfaban.

 

En mi etapa de los 7 a 10 años descubrí también videojuegos como el Worms. Es un juego que comenzó contemporáneo a los lemings y que en sus múltiples versiones supuso horas de diversión con mi hermano, mi primo y amigos. Incluso mi prima Elena quiso aprender a jugar. Recuerdo especialmente una anécdota con las armas a máxima potencia en la versión más poderosa y con todas las armas. Eran el tipo de partidas que nos gustaban; impredecibles, llenas de vida y creatividad. En una de las partidas uno de los jugadores lanzó una super banana y sólo se salvó un jugador de los míos de caer al agua y porque cayó por un milímetro en el pincho de diablillo de un fragmento del mapa tras salir volando por la onda expansiva y le quedaba algo de vida.

 

Ya unos años después estaba el Blade Sword, con su forma peculiar de afrontar los combates como si fuera un combate de sumo, con un movimiento circular orbitando al adversario y hasta con cansancio.  Ese y el videojuego de las magic; que nos permitía a mi hermano y a mí crear mazos interesantes de verdad; esto antes de aficionarnos a jugar al juego de cartas en sí. Además de, claro está, el Subculture; complicadito al empezar con tantos corsarios submarinos intentando destruirte desde el comienzo.

 

Pero los juegos de mi vida, sin duda alguna, son tres principalmente. El LBA2, el Diablo II y el Bardur Gate II:

 

El LBA2, “Little big adventure 2” (La pequeña gran aventura 2). Era una historia sobre un mundo armónico e ideal dos conviven cuatro especies civilizadas. Unos eran humanos llamados colines. Otros se llamaban conejudos (Aspecto de conejos), otros elefos (Cuerpo humanoide pero de elefante) y los otros no lo recuerdo pero eran seres azules. Todos ellos viven en un mundo tropical, salvo el anillo de nieve y montañas que divide el planeta en dos, y manejan la magia como parte de su cotidianidad en el caso de quienes la aprenden; como una opción más. En esta parte Frunfrock, el villano, lanza una estratagema para hacerse con la esencia de la magia y ser archí poderoso. En la primera parte lo intenta con el planeta de Twinsen, nuestro protagonista, y en la segunda lo hace con un nuevo planeta donde habitan otras criaturas pero de forma semejante a la del planeta primero.

 

 De hecho comienza esta segunda parte con la aventura de Twinsen por visitar la ciudad de al lado y convertirse en mago, recuperar su dinofly, su pelota de tenis y luego ir de infiltrado al planeta vecino, donde le tienen por enemigo hasta vivir la aventura allí y desbaratar los malvados planes de Frunfrock. En la primera comienza recluido en una cárcel mientras todo el mundo está invadido por clones. Continúa por una aventura alrededor de las distintas islas, incluso atravesando la zona montañosa del centro del planeta, encontrándose con personajes que luego reaparecen en el segundo, que me gustó mucho más, con algunos sitios que luego se verán en la siguiente parte pero en su mayoría no, de su planeta para encontrar el acceso al núcleo del planeta y vencer en un duelo de espadas al villano que resulta ser un clon de Frunfrock y no Frunfrock mismo.   

 

 

Era un juego en 3D, dinámico, de aventuras, de aspecto más contemporáneo, desenfadado, rico en diálogos, muy visual. El primero apenas jugué, tenía problemas para guardar las partidas y luego se estropeó, mi primo se lo pasó y así lo vimos del todo, pero jugué su secuela mucho. Lo reinstalé más seis veces desde los nueve hasta los quince. Me encantaba el aspecto de los diálogos, transcritos en español pero pronunciados en inglés o en francés (Me encantaba en francés; sonaba a francés del bueno; con su fonética nada pastiche) según como se instalara. También estaba muy bien la música y en general la forma de plantear la aventura.

 

Recuerdo en especial el lanzar los rayos, la barrera de invulnerabilidad, el dinofly, el entrar a uno de los palacios finales, llegar a la cima de la montaña de la primera isla para hacer que parase la lluvia y poder tomar el ferry además de, sobre todo, junto con las tragaperras, la prueba del faro astronómico. En ella, en este juego de ingenio donde tenía mucha libertad de movimiento, me encontraba tratando de cruzar un faro donde aparecía a medida que se pasaba el punto siguiente donde había para pisar; era un laberinto 3D en el cual, si te caías, ibas al vacío y acababas el juego definitivamente.

 

El Diablo II fue un juego que conocí tras jugar varias veces a su primera parte. Es un juego de genero fantástico, en el cual el jugados se mueve en un plano, de dos dimensiones, luchando contra las fuerzas del mal, un videojuego en el que se jugaba con el ratón y teclas varias para habilidades y hechizos. Básicamente en eso consistía la historia; claro que luego se complicaba haciendo que el héroe cumpliera misiones, al estilo de juegos posteriores como el Sacred, al que hace un par de años, o menos, que jugué, o el antiguo Nox, también muy bueno, recuerdo de este en especial el dar vueltas en círculos para vencer con magia a un guerrero hábil que con un par de golpes hubiera podido derrotarme, manejando a un personaje a elegir. En el primero, recuerdo fundamentalmente a los machos cabrios y una camara especial. En el segundo, videojuego que pedí como regalo de reyes no recuerdo que año, de los combates, recuerdo sobretodo a Andariel cuando la vencí con el necromante, Nick, a base de pociones, o las momias faraones o los escarabajos o luego el caos de la selva y ya no digamos el combate contra el Diablo, que tuve que saltarme tras irse ocho veces el ordenador mientras lo vencía, y los bárbaros con los que combatir en el mundo de la expansión.

 

Era unos de esos juegos que además de jugar te permiten desarrollar una historia y crear de verdad a tu personaje; cada personaje tenía sus cosas; el bárbaro con sus supersaltos de ataque, el paladín con su ahínco certero, la hechicera con su teletransporte, la arquera con cualquiera de sus habilidades con flechas, el druida convirtiéndose en licántropo, la asesina con su dominio de las bombas o el nicromante con su capacidad de maldecir.

 

Yo le tenía especial cariño a Nick, un necromante muy malo y muy mal hecho pero que al final, no sin ayuda, lograba, con sus puntos fuertes y sus débiles, salir adelante y llegó, por perseverancia sobretodo, más lejos que ningún otro de los personajes.

 

Claro que el juego estrella, sin duda alguna, fue el Bardur Gate II. Por un lado tiene la puesta en escena animada con la dinámica del propio juego que queda muy bien. Por otro, siguiendo un modelo similar al del Diablo II, tenía la diferencia de ser varios personajes y la historia era mucho más compleja en todo, con muchas más sub misiones y demás. Una de las cosas superinteresantes era la capacidad de crear una historia nueva cada vez.

 

 El villano general, Irenicus, también era muy verosímil y tenía una gran jugabilidad. Me encantaban los personajes, historias como las de los druidas y los ladrones de las sombras, ni la primera parte, aún con su expansión, ni la expansión del 2 me convencieron tanto, y diseñé, en las más de nueve veces que instalé desde los 12 hasta los quince y años después, personajes tan entrañables como Cantarina, Bifur o Petunia.

Creo que en este caso mejor que se juegue para saber más. La verdad es que todos estos juegos, que a veces referencio o incluyo cosas de ellos en mis novelas y relatos, fueron una parte importante de mi vida aunque ahora juegue, más bien a veces, a juegos del móvil como el “Cuadrapop” y no juegue más, han sido, son y serán una parte importante de mis experiencias vitales.

 

Con los años, a medida que me formaba más como escritor y mis actividades de ocio iban cambiando, fui perdiendo interés y planificación de cara a jugar a los videojuegos porque había otras cosas que me apetecía más hacer pero nunca ha sido algo que sea negativo desde mi punto de vista. En definitiva; los videojuegos no dejan de ser relevantes y estos son los videojuegos de mi vida.

 

 

 

 

Publicado en Juegos | Deja un comentario

Los videojuegos de mi vida II

 

Los videojuegos de mi vida II

 

Pero antes de todo eso estaba el Prince of Persia, en 2D, con sus plataformas, sus pócimas, los enemigos contra quienes combatir hasta vencerlos y las cuchillas; además del clásico esqueleto que no había forma de vencer. También un juego en 3D donde se hacían carreras con cars que tenían bombas, aceite y plátanos; recuerdo incluso que una vez el juego tuvo uno de esos fallos inexplicables en los que salí de la barrera del mapa y pude acercarme más de lo habitual a una ciudad de fondo.

 

Luego fue la época en la que se puso de moda quedar con la gente a jugar en los cibercafés, de 300 pesetas la hora, a juegos en red; algo que ahora se mantiene un poco con juegos exclusivos de red como el último de Warcraf. En la época era el counter, es juego de combate por equipos entre policías (GEOS) y terroristas. Recuerdo también que jugué alguna vez al Diablo II así. Después se ha reducido mucho eso porque la gente suele jugar desde su casa y juegan también a juegos continuos, no como el diablo sino más como el Travian, con representantes que jueguen por ellos en ciertos momentos y demás.

 

No hay que olvidar en tiempos tempranos el pintball y los juegos de acción con el personaje visible. Yo también jugué mucho al Tom Raider con sus aventuras; esa mezcla de acción y arqueología era interesante con todas esas piruetas. Y luego pruebas de juegos extraños como “La ciudad de los niños perdidos”, que nunca supe como pasar del comienzo. Recuerdo incluso, en mi más tierna infancia, un videojuego sobre Sherlock Holmes, al estilo del Fable, al que jugaba mi primo. 

 

También jugaba a juegos  de gestión, sobretodo mi padre, como el “Heroes 2”, con el que aprendí algo de inglés porque venía en ese idioma; sobretodo en relación a criaturas mágicas, y que me gustaba especialmente la presencia de los dragones negros, los titanes lanza rayos y los fantasmas que se crecían con los que vencían, o el Caesar. También uno de criaturas espaciales; de civilizaciones a través del universo, o el Lord 2. Y aquí pueden entrar los de estrategia con editor como el Age of Empires; que me gustaba mucho como el primer juego de estrategia, con todo ese elemento histórico, y su segunda parte me permitió escribir historias diversas y recuerdo campañas como la de Gengish Khan. El Tzar en lo fantástico, cuya campaña de Merlín principalmente recuerdo, y el Warcraf ya fue una nueva forma de contar una historia con los orcos de las estepas, Illidan y luego las criaturas oscuras, muertos vivientes y demás, que tanto me gustaban.

 

Ya había también un juego con muy buenos gráficos de presentación pero penoso en su jugabilidad. Me gustaba además jugar al videojuego llamado “Z”; con diversos soldados y mapas como el helado o la selva y los duros; sobre quienes hacíamos una broma con referencias al anuncia de las “pilas duracel”.   

 

Hubo un tiempo en que jugué a juegos que mi hermano y yo hacíamos para las clases de informática a las que iba; yo intervenía un poco con algunas ideas y mi hermano se encargaba de la programación con el Q-Basic. Recuerdo las de los espadachines y la del concurso en la cual el jugador era reprendido muy duramente por no poner “Sinaí” sin acento.

 

Tuve otra época en la que jugaba al “comandos”, en especial me gustaba jugar con el zapador, y recuerdo con cariño mi etapa Pokemón, el rojo, el azul y el amarillo; el plata y el oro ya los vi en la decadencia de mi interés por aquello,  o los juegos de videoconsola  como uno de peleas con seres de bolitas; era muy gracioso y divertido.

 

Las carreras de Bainas también tuvieron su momento y me gustaba especialmente la pantalla en la que se pasaba por un túnel anti gravitacional; ese juego basado en el episodio I de la Guerra de las Galaxias. Había otros de carreras y en lo que eran emuladores de juegos. Yo me divertí también con juegos como el Warrior Axe (Uno de esos que encontraríamos en recreativos de unos años antes; nunca he sido una persona muy interesada en jugar a los recreativos pero alguna vez lo he hecho). Eso sin olvidar dos de combates entre naves y dispara asteroides; ya no recuerdo los títulos. Eso además del clásico Dragón Ball y siempre el Street Fighter o el Tecken son juegos a los que todos hemos jugado alguna vez. 

 

Publicado en Juegos | Deja un comentario

Los videojuegos de mi vida I

 
 Los juegos de mi vida
 

 

 

Me encontraba esta mañana soñando en uno de esos sueños con estética de videojuego. Uno de esos videojuegos que tienen la estética del Quake, el Unreal, el Doom,  otro de cazar dinosaurios, el Dukenukem, el Eretic (No sé cuantas veces jugué y acabé la demo; el resto del juego unas pocas), el Blood (Ese no me convenció tanto aunque sólo jugué la demo) y otros que se han perdido en mi memoria; juegos de pegar tiros, o espadazos, sin ver la propia figura salvo parte del brazo donde se portara el arma.

 

 

En este caso el sueño era en un hospital al que se iba en tren y mi personaje iba desarmado caminando por este evitando que unas criaturas alienígenas, parecían unos robots de infantería de la miniserie “Terminator redention”, me atraparan y salvándome al pasar ante unos soldados que les podían hacer frente.

 

 

 

El sueño lo comentaba porque me ha traído un viejo recuerdo. La primera vez que vi el Unreal lo hice en mi casa, con mi primo y mi hermano, me parece que mi primo movía el teclado, y estábamos con las persianas bajadas y la puerta cerrada. Creo recordar que las películas de terror ya me habían dejado de dar miedo por aquel entonces. En cambio, esa videojuego en su comienzo tenía una atmósfera de autentico terror. La historia comenzaba con el protagonista en una nave enorme oscura, sin casi electricidad; luces de emergencia, cortocircuitos y otros detalles así, donde se veía que alguna criatura había masacrado, las evidencias de sangre lo dejaban claro, y la música ambiental era más sobrecogedora. En un momento dado, preguntándose el jugador como podrá vencer a la criatura que está masacrando a sus compañeros, abre la puerta y, ante la luz roja y la alarma de emergencia, aparece la criatura. Un ser del mismo tamaño que un ser humano, armado con una garra a lo Freddy Cruger, con aspecto de lagarto, cola incluida pero bípedo, y creo recordar que algún tipo de mascara unida a la cara. En ese momento, cuando uno piensa que se le ha acabado el juego a manos de ese ser, el ser se marcha tras un instante de terror, llena de sorpresa la situación en el jugador, y entonces coges un arma que se recarga y comienza la acción.

 

unreal_tournament.jpg  

Ese videojuego tenía muchos detalles interesantes empezando con la presentación. Mi primo había comentado que el videojuego lo hicieron unos programadores españoles, no sé si estaba bien informado, pero estaba en inglés. La presentación tenía un carácter muy onírico. Aparecía el protagonista desarmado volando alrededor de un hermoso castillo que aparecería en una de las pantallas del videojuego tiempo después; todo con la música de presentación.

 

 

 

Luego tenía el elemento despiadado y hostil de un soldado, según esto es un criminal pero yo, que desconocía la historia, lo veía como un soldado anonimo, solo ante el mundo, enemigo publico de ese planeta donde no entienden el concepto de que un individuo único no supone una amenaza incontrolable para el grupo y van a liquidarlo. Eso se veía bien con los mazacotes de primeros adversarios; unas criaturas enormes, del tamaño de osos, armadas con pistolas con bolas de energía y que bien pudieron inspirarse sus creadores en gorilas de discoteca a la hora de crearlos. Pero también había una sensación de maravilla ante los hermosos pasajes, las flores en el terreno, unas pequeñas criaturas verdes que llamaban vacas y sobretodo de empatia al final hacia los oprimidos; aquellos monjes con seis brazos que eran el eslabón más débil en su cadena de poder pero al mismo tiempo los más humanos y los que podían ser unos aliados puntuales.      

 

 

 

Siempre quedarán en mi memoria los guerreros lagarto, los gigantescos mazacotes, los titanes lanzapiedras, unos que hasta parecían humanos con casco y los guerreros mosca con una lanza que disparaba bolas rosadas como algún arma del Eretic; un juego del que recuerdo sobretodo pantallas con fuego y matar gárgolas de piedra. El Dukenukem lo recuerdo sobretodo por ser probablemente el primer juego de este estilo al que jugué. El Quake sobretodo porque mi primo jugaba muchísimo a este.

 

 

 

Pero lo que más me marcó de ese videojuego, tan rico en detalles sensoriales, que, como muchos otros, nunca llegué a acabarme, sé que acababa el jugador volando en una nave de vuelta a casa, pero que sí vi más cosas por medio de trucos, el de inmortal y el de volar eran mis preferidos, o ir directamente a la pantalla en cuestión en otro menú, que era tan difícil que no pasé de la tercera pantalla, pasada la mina, la siguiente, todo seguido, fue una secuencia de tres pantallas.

 

 

 

Después de una pantalla en la cual se llega desde un castillo en un ascensor a una mina que está flotando dentro de un asteroide, un micro asteroide o trozo de roca, sobre una nube de ozono rosado, entre otros micro asteroides, ante el cielo estrellado. Pasado esa mina a la que se llega se pasaba a otra pantalla que era mi pantalla preferida. Era un pueblecito sobre las estrellas, donde la canción que sonaba era pletórica y el pasar por allí era una maravilla por lo majestuoso del pueblo, de su cascada y el cruce entre espacios temporales; la pantalla llamada “Sky Town” me encantaba sin duda y su continuación menos pero también me gustaba porque se podía ver el resto de ese majestuoso lugar hasta llegar al teletransporte. Es algo que le falta al Tournament; hasta alguna no pantalla, en una nave, que hubiera querido que fuera pantalla era una experiencia sensitiva.

 

 

 

De pequeño mi primo Alberto, el único primo cercano que tengo, era un gran aficionado a los videojuegos y nos aficionó a mi hermano y a mí aunque nunca

llegamos a ser tan hábiles como él ni tan aficionados; nos acercábamos pero no tanto.    

 

  

 

La verdad es que hace tiempo que no juego habitualmente a videojuegos. Mis años de primaria y secundaria fue cuando más jugaba. Con ocho años trajeron a casa mi primer ordenador y con siete, creo recordar, la master sistem mega drive; antes hubo una de diapositivas que tenía un tetris y un pin pon. Mi primer ordenador fue un 486, un ordenador viejo para su época; un ordenador que mi tio nos dio porque ya no lo iba a usar. Con ambos pasé muy buenos años en lo que respecta a videojuegos.

 

 

 

Recuerdo principalmente el Sonic, algo el Alex Kid (Un videojuego que estaba grabado por defecto en la videoconsola), Indiana Jones y la última cruzada o, por supuesto, Asterix y Obelix.

 

 

El sonic siempre fue un videojuego trepidante y dinámico del que no me preguntaba la historia ni llegaba a concebir que tuviera una historia concreta. Cogí cariño a ese viejo erizo azul que no paraba de dar vueltas cogiendo anillos. Indiana Jones era un videojuego que veía más en serio, de no jugar todos los días, pero que tenía la virtud de poder ponerse a prueba viviendo de manera más compleja la historia que se cuenta en la película; ser participe de ella. Asterix y Obelix era un clásico con el que mi hermano y yo nos divertíamos mucho. A mí me gustaba más Obelix y a él Asterix. Recuerdo especialmente, quizá por ser una de las partes más difíciles de ese juego, el combate con el pirata; que no paraba de dar vueltas como si fuera un remolino mortal.

 

    

 Claro que los primeros videojuegos  a los que jugué en el ordena no eran para tanto. Recuerdo sobretodo el Zool; un juego dinámico en el que uno llegaba a enfrentarse a abejas y no paraba de saltar pero que no se podía grabar; era imposible de terminar por eso.

 

 

Claro que yo empecé jugando a cosas como ese juego de los cañones, el que ponía el Windows en los comienzos, o juegos como “¿Donde está Carmen Sandiego?”, ideal para los días en que el ordenador tenía muchos virus y estaba pendiente de ser formateado, o el Adventure; un juego particular porque se jugaba dando ordenes al programa como “adelante, anda, baja, ve a la derecha”, etc. escritas en la pantalla y se avanzaba de unas imágenes a otras (Imágenes del paint) mientras se veía eso y el texto; una historia de fantasía curiosa que tampoco acabé. 

 

 

Claro que jugaba también a juegos de baloncesto, le tenía mucho cariño a un antiguo videojuego en el que casi no se distinguían los jugadores de ambos equipos ni cual se estaba seleccionando pero que me proporcionó muchas horas de diversión. Recuerdo incluso un videojuego de golf con unos gráficos muy penosos, de estos que estaban en disquetes, en el que se podía editar para jugar en un mapa que tenía lagos y dinosaurios pero era totalmente en 2D.

 

Teniendo el Windows 3.11, cuando no tenía al instalarlo un error y aparecía un Windows 3.0 que no valía para nada y no funcionaba ni el Chest (Un juego de ajedrez) correctamente,  no había demasiados juegos. Eso, con un ordenador con poco más cien megas de espacio, era un problema y me hacía ver el Windows 95 como la panacea; ya cuando llegó supuso una gran mejora pero no era para tanto. El único juego que me iba aunque era para Windows 95 era un juego tonto de cuidar gatos o algo así. Por lo menos jugábamos al “Snake” y a uno llamado Banana; que se manejaba con teclado pero era como el de los cañones.

 

 

Entonces llegó el turno al Fable, uno de esos juegos de actividad haciendo clic con el ratón en distintos puntos de la pantalla, seleccionando opciones que provocaban efectos pero todo muy estático, juegos como el clásico Larry 7, y del que recuerdo especialmente (Del Fable) al lagarto que tocaba el tambor que mataba y el primer emplazamiento, con el castillo entre el hielo y los bosques.

 

 

 

Luego había juegos más mixtos como el Pirates Gold, de manejar con el teclado por el mapa, en las aguas, opuesto al juego de “Cristóbal Colón”, consistente en un viaje, como si se manejaran los instrumentos de navegación, la profundidad, el astrolabio y demás, en que el de Colón sólo se podía guardar la partida, “grabar” en lenguaje coloquial de la época, fuera de tierra mientras que el de Pirates Gold era siempre en tierra. 

 

 

Recuerdo también el Privater (Con este daban ganas de usar el jostick pero resultó ser muy inútil casi siempre ese artilugio; incomodo para manejar los controles de movimiento, de seleccionar botones de menús); un juego que era de ciencia ficción manejando una nave y que tenía un poco de parecido con el Pirates G pero más lento; me hacía ilusión descubrirlo pero por incompatibilidades con mi ordenador no fue posible.

 

 

 

 

 Además del temprano “Atmosfear”; de los juegos de mesa en versión digital; un pionero que no daba miedo pero cuyo protagonista, parecido a Golum, era muy mal ocurrente.

 

 

 

Publicado en Juegos | Deja un comentario

Viendo una mañana una cancha de baloncesto (Watching a basketball court a morning)

 
 
 
 Me encontraba una mañana viendo una cancha de baloncesto con sus clásicas porterías puestas en dirección opuesta a las canastas para aprovechar la puesta y me puse a pensar en deportes.

 

One morning I was watching a basketball court with his classic goals made in a direction opposite to the basket to take advantage of the setting and I started thinking about sports. 

 

No me gusta el fútbol. A veces incluso detesto ese deporte aunque resulte chocante en nuestra sociedad. Pero no siempre fue así.

 

I do not like football. Sometimes I hate the sport even though it is shocking in our society. It was not always so. 

 

No hablo desde el desconocimiento absoluto. Sé perfectamente que un alemán en fútbol consiste en ver quien chuta más veces el balón sin que toque el suelo, que un corner es un saque desde la esquina del campo, diferente del saque de banda, que los partidos profesionales duran noventa minutos divididos en dos partes, eso sin contar las prorrogas cuando las hay y los minutos de tiempo muerto, que el cantante de Pig-Noise fue futbolista y más cosas.

 

I do not speak from total ignorance. I am aware that a German football is to see who shoots the ball more times without it touching the ground, which is a corner kick from the corner of the field, unlike the throw-in, that the professional game last ninety minutes divided into two parts, not counting the extensions if they exist and minutes of downtime, the Pig-Noise singer was football and more.

 

Nombres como Guardiola, Iker Casillas; el arquero de la selección, Ronaldo, Ronaldiño, el seleccionador Vicente del Bosque, Guti, Raúl o Beckam me son familiares. De Raúl admiro su profesionalidad y deportividad. Hace unos años, según tengo entendido, era el único jugador de primera división que no había recibido nunca una tarjeta roja. Imagino que seguirá igual.  

 

Names like Guardiola, Iker Casillas, the goalkeeper, Ronaldo, Ronaldinho, coach Vicente del Bosque, Guti, Raul or Beckham I am familiar. Raul admire his professionalism and sportsmanship. A few years ago, as I have understood, was the only first division player had never received a red card. I imagine that will change.

 

Como todos, he cruzado, siendo niño, vayas de colegio para jugar a portería con amigos o he contemplado como los compañeros vivían con ilusión la colección de cromos de fútbol. He pasado algunos buenos momentos en mi vida en cuanto al fútbol, pocos pero algunos. Recuerdo  la emoción y el jubilo de jugar con un amigo, dar una patada al balón y que por darle a la vez la pelota se elevara un metro hacia lo alto rebotando sobre el techo del portal de mi piso.

 

Like everyone, I have crossed as a child go to college to play goal with friends or colleagues have referred to as living with the illusion collection of baseball cards. I had some good moments in my life in football, few but some. I remember the excitement and joy of playing with a friend, kick the ball and time for giving the ball to rise a meter to the top bouncing on the roof of the portal of my flat. 

 

Conozco también la clásica rivalidad Fútbol club Barcelona-Real Madrid. El dilema sobre si ser culé, del barsa,  o madrilista. La rivalidad que sublima una competencia en otros aspectos como el político o el económico entre ambas ciudades. O el hecho de que si alguien decía que era del barsa, del Real Madrid o del atlético de Madrid, los tradicionales sufridores, u otro equipo, que se ve como secundario, se puede encontrar uno con posiciones enfrentadas pero asumibles mientras no aparezca un fanático violento.

 

I also know the classic rivalry football club Barcelona-Real Madrid. The dilemma over whether to be culé, the barça, or Madriles. The sublime rivalry competition at other aspects such as political or economic relations between both cities. Or the fact that if someone said it was the barça, Real Madrid or Atletico Madrid, the traditional sufferers, or other equipment, which is seen as secondary, you can find one with opposing positions but bearable until it appears a fan violent.

 

En cambio, si alguien dice que no es de ningún equipo, fuera de contextos como la universidad, recibe miradas  de sorpresa, de “Me estás tomando el pelo” o simplemente le miran con condescendencia; si no te gusta el fútbol la mirada de condescendencia o de desagrado, la recibe. Y si es menor de doce años seguramente esa persona reciba alguna charla sobre el elemento socializador de jugar al fútbol.

 

However, if someone says it’s not any team outside of contexts such as college, get looks of surprise, "You’re kidding" or just look with condescension, if you do not like the look of condescension football or displeasure, is received. And if less than twelve years that person will surely get some conversation about socializing element to play football.

 

  Otro aspecto a tener en cuenta respecto al fútbol es que, en las grandes esferas deportivas, el fútbol suele convertirse en un espectáculo donde prima la figura de los deportistas como mitos, figuras sobre pagadas en comparación con otros muchos deportes y actividades. No sé ahora mismo las cifras pero antes ganaban miles de millones de pesetas por temporada sólo por jugar y una cantidad semejante o mayor en publicidad; más dinero de lo que ganaré, como escritor, editor o en cualquiera de mis vocaciones en la vida, a lo largo de casi un siglo. Personalmente me gusta la letra  de una canción de Pablo Moro que homenajea a esos jugadores que juegan dándolo todo de sí mismo sin necesidad de ganar miles de millones de pesetas; algo que algunos que los ganan no hacen siempre.

 

Another aspect to consider about football is that in the large sports fields, football often becomes a show of primarily sports figures as myths, figures on paid compared to many other sports and activities. I do not know the numbers right now but before earning billions of pesetas per season just by playing and a similar amount or more in advertising, more money than I earn as a writer, editor or any of my vocation in life, Over nearly a century. Personally I like the lyrics of a song by Paul Moro honoring those players who play giving all of yourself without having to make billions of pesetas, something that some who do not always win.

 

Pero la verdad es que el motivo por el que no me gusta el fútbol, aparte de cuestiones personales,  es que la sociedad ha saturado de tal forma con este deporte, que llega a convertirse en una obsesión colectiva que paraliza la actividad de gran parte de la sociedad, pendiente tantísima gente de un partido, que  he perdido la capacidad de emocionarme, de vivir esos momentos colectivos de unidad, de vinculo directo con la otra persona por medio de una amistad de modo de lazo presencial, el vivirlo como una lucha por un territorio, por una actividad estratégica; cosas que otros deportes y otras actividades me aportan pero el fútbol no.

 

But the truth is that the reason why I do not like football, apart from personal issues, is that society is so saturated with this sport, which itself becomes a collective obsession which paralyzes the activity of most society, yet so many people of a match, I lost the ability to thrill, to live those moments collective unit, direct link with the other person through a loop so friendly face, the struggle to live as a a territory, a strategic activity, things that other sports and other activities contributing me but football is not. 

 

Prefiero la individualidad del baloncesto, en baloncesto sería totalmente descabellado un partido de cien personas en la pista, partidos que he visto en el colegio,  pese a que se considere un deporte importado. El bloquear, los triples, el tratar de afrontar lo inevitable a la vez que se busca la forma de lograr el éxito y siempre sin olvidar que estamos ante un juego; igual que pasa al jugar un día en la bolera con los amigos o la familia. 

 

I prefer the individuality of basketball, basketball game would be totally unreasonable one hundred people on the track, I’ve seen games at school, despite being considered a sport imported. The block, triple, trying to deal with the inevitable while looking for a way to succeed and we must never forget that this is a game, like going to one day play at the bowling alley with friends or family . 

 

Con el fútbol parece haber una ceguera ante ese detalle por parte de mucha gente y se convierte en algo casi semejante al Rollerball de la ciencia ficción; que se toma tan en serio que sustituye a las guerras. Sorprende a menudo la cuestión de los mundiales y la bandera:

 

With football seems to have a blindness to this detail by many people and it becomes almost like the Rollerball of science fiction is taken so seriously that replaces war. Surprisingly often the issue of global and flag:

 

Con frecuencia cualquier persona que ponga en este país la bandera española en una circunstancia cotidiana, porque se sienta orgulloso de ser ciudadano español, recibirá por parte de más de una persona duras críticas e insultos llamándole facha, franquista o algo semejante pero llega el mundial y todos plantan la bandera española como estandarte desde sus casas. Mi casa no es una excepción; la tele del cuarto de estar se ocupa algunos días en ver los partidos del mundial mientras intento aguantar el chaparrón durante la cena. Pero llama la atención que un símbolo nacional, que representa al estado español, reciba tan fuerte rechazo en infinidad de ocasiones siempre que no se use metonimicamente como bandera de la selección española de fútbol.

 

Often put anyone in this country the Spanish flag in a daily situation, because you feel proud to be a Spanish citizen, will receive from more than one person calling him harsh criticism and insults look, or something similar but Franco arrives world all planted the Spanish flag as a banner from their homes. My house is not an exception, the TV in the living room it takes several days to see the World Cup games while I try to endure the downpour during dinner. But it is striking that a national symbol, representing the Spanish state, received such strong opposition in many cases if not used metonymically as the flag of Spanish football. 

 

Personalmente no soy un entusiasta de la bandera. Lo vivo como un símbolo que ejerce una función estatal política importante unida a otros elementos como el papel de la monarquía en nuestro país pero no soy un patriota como puede ser el ciudadano estadounidense típico al ver la bandera de su país. Pienso que el sentirse español y ser español va más allá de la bandera y me parece hipócrita manifestar un sentimiento de orgullo nacional exclusivamente cuando se trata de la selección de fútbol.

 

Personally I am not a fan of the flag. I live it as a symbol that carries a significant political state function together with other elements such as the role of the monarchy in our country but I am not a patriot such as the typical American citizen to see the flag of their country. I think the feel Spanish and Spanish will be beyond the flag and it seems hypocritical to express a feeling of national pride when it comes exclusively from the football team.

 

 

Hay muchos deportes en los que somos muy buenos. El equipo de Balonmano es un ejemplo de ello. No he hecho mucho balonmano en mi vida; menos de cien veces he golpeado la pelota con los dos brazos pegados, manos enganchadas, y rígidos, mas merecen un reconocimiento. En tenis por lo menos tenemos a Nadal, con todo el juego que da su amistad y antagonismo como jugador con Federerth. En ralis tenemos a Fernando Alonso, o a Dani Pedrosa, después de que Schumaker se convirtiera en una leyenda deportiva semejante en popularidad a Indurain; cuando era niño mis familiares me llamaban Indurain para darme ánimos para subir una cuesta con la bici.

 

There are many sports that are very good. Team Handball is an example. I have not done much handball in my life, not a hundred times I’ve beaten the ball with both arms close, hands clutch, and rigid, but deserve recognition. In tennis at least we have to Nadal, with all the game that gives her friendship and antagonism as a player with Federerth. In rallies we have Fernando Alonso, Dani Pedrosa or after Schumaker became a sports legend like Indurain in popularity, as a child my family called me Indurain to give me encouragement to go up a hill with the bike.

 

También he vivido otros muchos momentos con el deporte como el atletismo tratando de llegar en buena posición en la única competición a la que asistí. Claro que el cambio de terreno de pista, donde tienes a otros corredores bloqueando tu parte, a camino de barro agota mucho. Sé la calma y la diversión del patinaje sobre hielo prudente que me gusta realizar. El frontón mirando que no se pasara de la pared una y otra vez con cada raquetazo o la natación calmada mientras notas las gotas de agua caerte en la frente.

 

I have also lived many moments in sports such as athletics trying to get in good position in the only competition that I attended. Of course, the change of terrain track where you have other runners blocking your part, dirt road runs a lot. Be calm and the fun of skating I like to make prudent. The pediment looking not move from the wall over and over again with every forehand or swimming notes calm while raindrops falling down on the forehead.

 

 El fútbol puede ser importante en nuestra sociedad pero no es ni mucho menos lo único en nuestra realidad deportiva. Me alegro de que España esté logrando estos éxitos en los mundiales de fútbol, marcando un hito en la historia deportiva de nuestro país, todo ello al margen de otros interesantes espectáculos paralelos que se realizan con motivo de los mundiales, el de pintura al desnudo es de los más interesantes, al margen de preferir modelos europeas a asiáticas,  pero no creo que eso tenga que paralizar la vida de un país ni suponer un problema para quienes no se divierten con el fútbol; por mucho que España esté en semifinales también hay personas que justo tienen que madrugar la noche del partido y los ruidos de pitidos son un problema para ellos.

 

Football can be important in our society but is by no means the only sport in our reality. I’m glad that Spain is achieving these successes in the World Cup, marking a milestone in the sporting history of our country, all independent of other interesting parallel events taking place to mark the world of painting the nude is of the most interesting, apart from European to Asian models prefer, but do not think it has to paralyze the life of a country, nor pose a problem for those who do not have fun with football, for which Spain is much in the semis there are also people you just have to get up early the night of the party and beeping noises are a problem for them.

 

 Respeto a quien lo hace pero yo prefiero dedicar mi tiempo y las alegrías de mi vida a hacer otras cosas como contemplar una cancha de baloncesto, reflexionar un poco y ver cuando practicar alguno de los otros deportes que me gustan como el baloncesto.    

 

Respect the one who does but I’d rather spend my time and the joys of my life to do other things like watching a basketball court, reflect a bit and see when playing other sports as I like basketball.

 

(Text translated by automatic translator)

 

 

 

 

 

Publicado en Entretenimiento | Deja un comentario