Los videojuegos de mi vida II

 

Los videojuegos de mi vida II

 

Pero antes de todo eso estaba el Prince of Persia, en 2D, con sus plataformas, sus pócimas, los enemigos contra quienes combatir hasta vencerlos y las cuchillas; además del clásico esqueleto que no había forma de vencer. También un juego en 3D donde se hacían carreras con cars que tenían bombas, aceite y plátanos; recuerdo incluso que una vez el juego tuvo uno de esos fallos inexplicables en los que salí de la barrera del mapa y pude acercarme más de lo habitual a una ciudad de fondo.

 

Luego fue la época en la que se puso de moda quedar con la gente a jugar en los cibercafés, de 300 pesetas la hora, a juegos en red; algo que ahora se mantiene un poco con juegos exclusivos de red como el último de Warcraf. En la época era el counter, es juego de combate por equipos entre policías (GEOS) y terroristas. Recuerdo también que jugué alguna vez al Diablo II así. Después se ha reducido mucho eso porque la gente suele jugar desde su casa y juegan también a juegos continuos, no como el diablo sino más como el Travian, con representantes que jueguen por ellos en ciertos momentos y demás.

 

No hay que olvidar en tiempos tempranos el pintball y los juegos de acción con el personaje visible. Yo también jugué mucho al Tom Raider con sus aventuras; esa mezcla de acción y arqueología era interesante con todas esas piruetas. Y luego pruebas de juegos extraños como “La ciudad de los niños perdidos”, que nunca supe como pasar del comienzo. Recuerdo incluso, en mi más tierna infancia, un videojuego sobre Sherlock Holmes, al estilo del Fable, al que jugaba mi primo. 

 

También jugaba a juegos  de gestión, sobretodo mi padre, como el “Heroes 2”, con el que aprendí algo de inglés porque venía en ese idioma; sobretodo en relación a criaturas mágicas, y que me gustaba especialmente la presencia de los dragones negros, los titanes lanza rayos y los fantasmas que se crecían con los que vencían, o el Caesar. También uno de criaturas espaciales; de civilizaciones a través del universo, o el Lord 2. Y aquí pueden entrar los de estrategia con editor como el Age of Empires; que me gustaba mucho como el primer juego de estrategia, con todo ese elemento histórico, y su segunda parte me permitió escribir historias diversas y recuerdo campañas como la de Gengish Khan. El Tzar en lo fantástico, cuya campaña de Merlín principalmente recuerdo, y el Warcraf ya fue una nueva forma de contar una historia con los orcos de las estepas, Illidan y luego las criaturas oscuras, muertos vivientes y demás, que tanto me gustaban.

 

Ya había también un juego con muy buenos gráficos de presentación pero penoso en su jugabilidad. Me gustaba además jugar al videojuego llamado “Z”; con diversos soldados y mapas como el helado o la selva y los duros; sobre quienes hacíamos una broma con referencias al anuncia de las “pilas duracel”.   

 

Hubo un tiempo en que jugué a juegos que mi hermano y yo hacíamos para las clases de informática a las que iba; yo intervenía un poco con algunas ideas y mi hermano se encargaba de la programación con el Q-Basic. Recuerdo las de los espadachines y la del concurso en la cual el jugador era reprendido muy duramente por no poner “Sinaí” sin acento.

 

Tuve otra época en la que jugaba al “comandos”, en especial me gustaba jugar con el zapador, y recuerdo con cariño mi etapa Pokemón, el rojo, el azul y el amarillo; el plata y el oro ya los vi en la decadencia de mi interés por aquello,  o los juegos de videoconsola  como uno de peleas con seres de bolitas; era muy gracioso y divertido.

 

Las carreras de Bainas también tuvieron su momento y me gustaba especialmente la pantalla en la que se pasaba por un túnel anti gravitacional; ese juego basado en el episodio I de la Guerra de las Galaxias. Había otros de carreras y en lo que eran emuladores de juegos. Yo me divertí también con juegos como el Warrior Axe (Uno de esos que encontraríamos en recreativos de unos años antes; nunca he sido una persona muy interesada en jugar a los recreativos pero alguna vez lo he hecho). Eso sin olvidar dos de combates entre naves y dispara asteroides; ya no recuerdo los títulos. Eso además del clásico Dragón Ball y siempre el Street Fighter o el Tecken son juegos a los que todos hemos jugado alguna vez. 

 

Esta entrada fue publicada en Juegos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s